Club Deportivo UGR

Centro de Actividades Deportivas UGR

Rugby: Fuentenueva vuelve a ser un pulmón de deporte base

22/01/2018

La Universidad de Granada acoge a setecientos pequeños 'rugbiers' para una jornada de promoción. Ideal

En rugby, cuando los juveniles tienen que viajar a otra provincia para jugar un partido en fin de semana, preguntan a sus rivales si tienen sitio en casa para quedarse a dormir. Un padre lanza un mal comentario al árbitro, los del al lado le afean el gesto y otro le contesta: «Oye, que aquí somos humanos, ¡No australopitecos!». Se sigue jugando.

Cuando surgen casos de violencia en el fútbol formativo, el de la cantera, muchos señalan al rugby como ejemplo de comportamiento entre jugadores, padres y aficiones. Sin lugar a equivocación, se da en la diana. El sábado, setecientos chavales de toda Andalucía -récord de participación en este torneo- jugaron durante toda la mañana en las instalaciones de Fuentenueva, repartidos en cuarenta y seis equipos diferentes, el Festival de Rugby de la Federación Andaluza.

Un partido detrás de otro en los que público y 'rugbiers' apenas estuvieron divididos por una línea de conos casi imperceptible. Si en vez de pasarse el balón con las manos y hacia atrás, tuviera que haber sido con los pies, esta fórmula resultaría casi imposible de ejecutar. Hay torneos de fútbol en los que los organizadores optan por poner música a todo volumen en la grada para que unos padres no puedan escuchar los comentarios de otros.

Aquí todo funciona de otra forma. El lema que mueve las concentraciones de la Federación reza 'Si el rugby es solo un deporte, el corazón es solo un órgano'. No hay ganador. Tampoco marcadores. Terminas un partido, bebes agua y empiezas otro, frente a otro rival que puede ser mejor o peor que tú. Pronto te olvidas de celebrar la victoria anterior o lamentarte por la derrota. La fórmula funciona.

De hecho, lo que se jugó el sábado en los Paseíllos no fue un campeonato, ni un torneo, fue un festival. Una fiesta del deporte. Los técnicos son los únicos que computan las victorias y las derrotas. Porque la competición debe ser un acicate, no el cauce, según explican a pie de campo.

Desde seis a doce años o mejor dicho: linces, jabatos, prebenjamines y benjamines jugaron desde de las diez de mañana hasta pasadas las dos de la tarde, a la hora del tercer tiempo. La Fundación Covirán se encargó de repartir unas bolsas de picnic a todos los jugadores con un bocadillo, fruta y agua que sirvió para reponer fuerzas mientras se describían unos a otros las mejores jugadas de la mañana.

Un nuevo modelo

Cierto que hubo quien pisó la vetusta hierba natural de Fuentenueva por primera vez y a quien el balón oval le resulta aún un elemento demasiado abultado como para sostenerlo entre los dos brazos y encima correr con él. La postal más llamativa siempre la dejan los 'peques', pero entre los mayores ya van despuntando quienes vestirán en unos años las arlequinadas de los primeros equipos del CDU. Ese es el objetivo ahora. La crisis y el antiguo modelo arrasaron el deporte universitario granadino.

Por eso la Universidad de Granada está materializando su apoyo al deporte de promoción con el impulso de este tipo de actividades. Atrás quedó otra forma de gestionar en cuyo foco estaba la élite. Hoy se trata de fomentar hábitos de vida saludables y de proponer una práctica deportiva regular entre los chavales que encuentran en Fuentenueva uno de los pulmones deportivos de la capital.

En cuanto al rugby, las escuelas del 'Uni' caminan de la mano del proyecto deportivo de Escoriones y reúnen esta temporada a más de un centenar de jugadores. La Universidad aporta el material, instalaciones y la gestión, mientras que los veteranos son los encargados de mantener viva la llama del oval en Granada.

Para eso, citas como las de este fin de semana son cardinales. La Federación Andaluza de Rugby (FAR) ha puesto en marcha un sistema de juego gradual. Es decir, las reglas se van incorporando al partido en función de la categoría, de forma progresiva. Así, un jugador que entra por primera vez al campo solo debe preocuparse de agarrar el balón con las manos y pasarlo hacia atrás. Poco a poco los técnicos y árbitros, con mucha paciencia en ambos casos, corrigen las posiciones, organizan la melé y marcan las jugadas.

De esta forma, en los Paseíllos Universitarios se reunieron el sábado jugadores del Marbella Rugby, Fuengirola, Ciencias Sevilla, Jaén, Rugby Padul, Unión Almería, Málaga, Estrecho, CAR Sevilla, Universidad de Granada y Escoriones. El mes pasado visitaron Gibraltar y la próxima etapa será Marbella.

http://www.ideal.es/deportes/provincial-granada/fuentenueva-vuelve-pulmon-20180122021312-ntvo.html